Rutas de escape

La ruta que no te puedes perder por la Croacia más auténtica

Imagen
Parque Nacional de Plitvice, de lo mejor de la Croacia más auténtica (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

Croacia está de moda. Tras sufrir un importante retroceso en el número de visitantes en la década de los 90 por la guerra, ha resurgido de sus cenizas con más fuerza que nunca. En 2017, recibió 16,5 millones de turistas, un 14 % más que el año anterior. Dubrovnik, uno de sus principales atractivos, ha debido limitar a 8.000 el número diario de personas que pueden visitar su centro histórico. ¿Y por qué está de moda? Te va a quedar muy claro si haces esta Ruta por la Croacia más auténtica.

En Croacia te encontrarás una esmerada, y en absoluto artificial, mezcla de historia, cultura, naturaleza y playas. Historia que viene de la huella dejada por los romanos o los aristócratas del Imperio Austrohúngaro, que ya a finales del siglo XIX llegaban a Opatija (la visitarás) a pasar largas épocas del año; también magníficos palacios venecianos, fuertes napoleónicos, iglesias románicas, eslavas primitivas, ciudades amuralladas…

¿Esperabas que Croacia pudiera ofrecerte todo eso? Pues no sabes lo que te queda. Espectaculares son las mejores playas de Croacia (que no tienen nada que envidiar a esas caribeñas de postal) como las de la costa adriática y, por supuesto, ciudades que sorprenden a simple vista y enamoran cuando te empapas de ellas. Urbes que han resucitado para ofrecer al visitante su mejor cara, como Zagreb, que aúna lo clásico y lo moderno de manera perfecta.

O Zadar, Split y Dubrovnik, Mediterráneo puro. También visitarás Sibenik, y su excelente catedral; Trogir, con su Ciudadela de piedra o el alucinante Parque Nacional de Plitvice.

Te proponemos una ruta en coche por Croacia para conocer el país de verdad. Por supuesto, tendrás tiempo para disfrutar de la costa, pero queremos que tu visita vaya más allá, que descubras lo que fueron y lo que son los croatas, de dónde vienen, por qué te reciben con los brazos abiertos. Que disfrutes de los lugares menos habituales de las ciudades y de su excelente gastronomía.

1.614 kilómetros, nueve ciudades en nueve días. Sin estreses, con tiempo para ver, observar, fotografiar y aspirar un país que respira más vivo que nunca y que está repleto de lugares reconocidos por la UNESCO. Croacia es, todavía, una desconocida muy turística. Y solo falta que vayas tú, ¿te lo vas a perder?

1614Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 Ciudad de origen - Zagreb

Imagen
No hay nada mejor para empezar la Ruta por la Croacia más auténtica que empaparte de Zagreb (iStock)

Hay dos Zagreb en una, pero han sabido mezclarse con sencillez y perfección, acoplando cada pieza en su sitio del puzzle. Es la capital de Croacia y su centro político, económico, intelectual y cultural. Zagreb sorprende, te deja con la boca abierta y, cuando has conseguido cerrarla, enamora. Porque tiene un millón de habitantes y sostiene un aspecto medieval tan atractivo como sorprendete. Es también una urbe con influencias vienesas que resurgió tras ser devastada en 1242.
Por un lado, por supuesto, es la Zagreb del esplendor y crecimiento del Imperio Austrohungaro. No te pierdas su Catedral –con el Mercado Dolac frente a ella–, la Puerta de Piedra, la iglesia de San Marcos, la de Santa Caterina o la Torre Kula Lotrscak. Pero también es la Zagreb de los misteriosos patios, las galerías de arte, los modernos cafés. Es la ciudad de la modernidad con 20 teatros, 30 museos, 45 galerías…
Y, entrada la noche, te vamos a pedir que abras otra vez la boca para degustar el milinci (pavo con pasta), strukli (pastel de queso cocinado o gratinado) o el krpice sa zeljem (pasta guisada con col rallada).

Día 2 Zagreb – Opatija

Imagen
Opatija tiene un paseo de 12 kilómetros mirando al mar (iStock)

De Zagreb hacia la costa para, en apenas dos horas de viaje en coche, llegar a la maravillosa Opatija, en la bahía de Kvarner, una ciudad de elegancia real que epató a la monarquía Austrohúngara convirtiéndola en lugar de veraneo, y también, por su suave clima mediterráneo, en un perfecto destino para pasar el invierno.
Es un destino turístico que mantiene una calma y un sosiego dignos de admirar. Quizás sea gracias a su paseo de 12 kilómetros mirando al mar, sus jardines repletos de flores o los paisajes naturales que la rodean. Castaños, palmeras, olivares, romero, lavanda… Son las señas de identidad de una urbe conocida como la “Bella del Adriático” o la “Vieja dama”.
En 1844 se abrió al turismo definitivamente con la apertura del Gran Hotel Kvarner, el hotel más antiguo de la costa adriática, y aún en funcionamiento. Tienes que verlo. También la Iglesia de St. James y el Jardín Botánico con más de 150 especies de plantas. Tampoco debes dejar de ir a la Fontana de Helios y Selena. Y siempre hazlo todo con la nariz bien abierta para respirar la naturaleza en plena ciudad.

Día 3 Opatija – Zadar

Imagen
Desde el paseo marítimo de Zadar verás los atardeceres más bonitos de Croacia (iStock)

Si de resurgir de sus cenizas se trata, Zadar es una muestra fehaciente. La Segunda Guerra Mundial y la Guerra de los Balcanes dejaron una huella profunda en la ciudad. Pero ha despertado, ha regresado para mostrarse al mundo como una ciudad milenaria que avanza paso a paso hacia la modernidad sin olvidar, nunca, sus orígenes.
Es la ciudad más grande de Dalmacia y ni las bombas han sido capaces de borrar una historia que se representa en su antigua y gruesa muralla, en la cantidad de maravillosas iglesias románicas, probablemente, las iglesias más bonitas de Croacia; también sus dos catedrales, el Foro Romano, el Museo Arqueológico o la plaza Narodni Trg.
También sus playas, pero, si es esto lo que buscas, mejor sal un poquito de la ciudad, alrededor de la misma encontrarás algunas tranquilas y pequeñas (no todas) playas para dejar de lado, por un momento, el coche y el movimiento continuo.
Pero que no se te pase la hora, porque uno de los puntos fuertes de Zadar es disfrutar de los atardeceres más bonitos de Croacia. Te recomendamos que lo hagas desde el paseo marítimo. Y, como siempre, que no falte la mejor gastronomía de Croacia, después de que el sol se ponga disfruta del cordero de Pag, el licor Maraschino o el sokol lde Nin.

Día 4 Zadar – Sibenik – Trogir – Ruinas de Salona – Split

Imagen
En Trogir se percibe el legado de varias civilizaciones (iStock)

Día muy completo el cuarto de nuestra ruta por la Croacia más auténtica. Seguimos por la costa (si quieres puedes optar por la autopista, pero ya que en esta ruta en coche por Croacia hemos decidido no estresarnos, recomendamos ir por la carretera que va pegada al mar y parar y fotografiar al gusto del consumidor).
La primera parada obligatoria es Sibenik, otra urbe milenaria que fue la ciudad del rey Kresimir. Imperdible es la catedral de Santiago –declarada patrimonio de la humanidad– la plaza de la República o la fortaleza de San Miguel. Si te apetece, coge el coche y, en unos 20 minutos, llegarás al Parque Nacional del Río Krka, donde, además de un maravilloso entorno natural, descubrirás las cascadas Krka.
Elige tu ruta, ponla al servicio de tus apetencias, pero, en ningún caso, dejes de recorrer el centro histórico de Sibenik, piérdete por sus callejuelas sin miedo. Ya aparecerás.
El siguiente punto del día está en Trogir, con su Ciudadela de piedra declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es uno de los lugares más impresionantes del Mediterráneo, ya que se encuentra en una isla que está unida a tierra firma por puentes. Tiene un núcleo urbano de 750 pasos. En la ciudad, como en tantas de Croacia, se percibe el legado de griegos, romanos o venecianos en forma de iglesias, palacios o castillos.
Una parada más antes de llegar a Split: las ruinas de Salona, que es la antigua capital de la provincia romana de Dalmacia. Empápate del pasado romano de esta zona y vislumbra los restos del impresionante anfiteatro.

Día 5 Split – Dubrovnik

Imagen
Dubrovnik fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y se la conoce como la “Perla del Adriático” (iStock)

Si a alguien le pides que te diga dos ciudades de Croacia es muy probable que se acuerde de Split y Dubrovnik. En este quinto día salimos de una para llegar a otra y, para hacer el camino, te damos dos opciones. La bella, desde el punto de vista natural, que consiste en recorrer la carretera que pasa por algunos de los pueblos más marineros de Croacia como Omis, Brela, Baska, Voda o Makarska… O la opción que te hará beber de la historia reciente y del sufrimiento que pasaron, que es la que nos llevará por el interior hasta Mostar (Bosnia – Herzegovina). Lo dejamos en tus manos y en tus intereses. Ninguna de las dos alternativas te decepcionará.
Y, desde luego, tampoco te decepcionará la "Perla del Adriático", sin duda, Dubrovnik es una de las ciudades más bonitas de Croacia. También declarada patrimonio de la humanidad. Mañana habrá tiempo para pasearla, hoy te pedimos que la conozcas tú, que la descubras por ti mismo, ¿qué sorpresas encontrarás?

Día 6 Dubrovnik – Plitvice

Imagen
El Parque Nacional de Plitvice, 30.000 hectáreas de naturaleza pura (iStock)

Más vale que hayas madrugado en este sexto día de la ruta por la Croacia más auténtica. Puede que esta sea la jornada más impresionante. Primero toca ver Dubrovnik y, después, cuatro horas de coche para llegar al Parque Nacional de Plitvice, también declarado patrimonio de la humanidad.
Pero eso vendrá luego, antes tienes que entender porque Dubrovnik es uno de los mejores destinos turísticos del mundo. Una razón son sus playas, por supuesto, pero también su casco histórico barroco, sus murallas, la Catedral de la Asunción, la iglesia de San Blas, los monasterios Franciscano y Dominico, el palacio del Rector, el palacio Sponza, sus fortalezas, sus calles y sus escenarios de Juego de Tronos. Dubrovnik es una pasada. Por todo y para todos y todas.
Venga, respira hondo después de haber visitado una de las urbes más impresionantes de Croacia, sube al coche, arranca y a por el Parque Nacional de Plitvice. O también podíamos decir el paraíso del agua, porque 16 pequeños lagos, además de 92 cascadas y arroyos, te dan la bienvenida a un entorno natural de primera categoría. 30.000 hectáreas de amor por el planeta. De naturaleza en su máxima esencia.

Día 7 Plitvice – Rastoke – Zagreb

Imagen
A Rastoke la llaman la pequeña Plitvice (iStock)

Hoy emprendemos el camino hacia el último punto de nuestra ruta por la Croacia más auténtica, pero, como quien no quiere que le muevan del sitio, te recomendamos que aproveches todo lo que puedas para disfrutar del Parque Nacional de Plitvice, vuelve a él, alucina otra vez con lo visto y descubre maravillas nuevas, estas en uno de los lugares más bonitos de Croacia.
Y, cuanto a ti te apetezca, toma rumbo a Zagreb, mañana tendrás tiempo de ver esta ciudad (o lo que te falte por ver), así que nuestro consejo es que pares Rastoke, lo llaman la pequeña Plitvice (solo esta denominación ya hace que sientas interés) y es uno de los sitios más pintorescos y con más encanto de la Croacia interior.

Día 8 Zagreb –Varazdin – Zagreb

Imagen
Varazdin fue la capital de Croacia (iStock)

Otra vez dos ciudades en una, de nuevo una ciudad con dos caras que se gustan y miran. A las faldas del Parque Natural de Medvednica está Zagreb. Otra vez Zagreb. Aprovecha este penúltimo día en la ruta por la Croacia más auténtica para montar en el famoso funicular que une la Ciudad Alta y la Ciudad Baja.
Haz una excursión hasta Varazdin, a 87 kilómetros de la capital croata, la llaman la “Ciudad de los ángeles” y no puedes dejar de visitar la plaza del rey Tomislav y el palacio Draskovic. Antaño era la antigua capital de Croacia y enamora su entorno verde de viñedos y bosques. Toda la ciudad desprende un tono aristocrático y allí encontraremos uno de los ayuntamientos más antiguos de Europa.
Si te sobra tiempo, úsalo para visitar el pueblo medieval de Samobor, a solo 25 kilómetros de Zagreb. Después llega la noche en Zagreb, la última, disfruta de sus restaurantes y gastronomía, despídete de la capital croata a lo grande.

Día 9 Zagreb – Ciudad de origen

Imagen
Despídete de Zagreb a lo grande (iStock)

Se acaba esta maravillosa ruta por la Croacia más auténtica. Has descubierto ciudades que, varias veces, resurgieron de sus cenizas; que mantienen las huellas del pasado, pero se modernizan a pasos agigantados; un país con un componente natural impresionante y una gastronomía rica en sabores y variedad.
Has descubierto otro país, has podido volver a viajar y, solo por eso, has de sentirte orgulloso. Porque viajar es conocer. Viajar es vivir. Así que ponte ya a preparar la próxima ruta. ¿Te ha gustado viajar sobre cuatro ruedas? Te proponemos un montón de rutas en coche por todo el mundo. Elige y ¡a por ella!

Consejos en ruta

  • Las autopistas se pagan por tramos. Estate atento, aunque ya sabes que nosotros, aunque se tarde un poco más, recomendamos ir por otras carreteras y descubrir la Croacia más auténtica.
  • Si vas a ir mucho a la playa, evita los meses de verano. Sí, hazlo aunque parezca una contradicción, en Croacia hace una temperatura agradable de mayo a septiembre, así que mejor mayo, junio o septiembre que julio y agosto.
  • Hay muchas playas con piedritas, así que mete en la maleta las típicas cangrejeras (o su versión más moderna).

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies