Rutas de escape

Ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye

Imagen
Inverness, la capital de las Highlands (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

Escocia tiene un grandioso atractivo natural. A la vista de todos. Conocido. Y otro, que tiene que ver con sus leyendas, gestas y misterios, que, escondido, cuasi soterrado, te atrapa de una manera especial en cuanto pisas esta tierra. En esta ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye te invitamos a conocerlo. Quizás a descubrir algo que ni imaginabas, ¿cuánto sabes de Escocia?

Tres son las ciudades principales que se visitarán en esta ruta en coche, en la que, en total, harás 1.037 kilómetros. Edimburgo con su Palacio Holyroodhouse, la gran avenida Royal Mile, la Catedral St. Giles o Victoria Street, que sirvió de inspiración a la mismísima J. K. Rowling.

Glasgow, donde la creatividad encuentra inspiración gracias, a lo mejor, a esa cultura celta que todo lo marca. E Inverness, la capital de los Highlands y la ciudad más alta del Reino Unido. Sin olvidar la impresionante isla de Skye, repleta de bellos paisajes, pequeños pueblos de casas de colores y castillos tan inquietantes como atractivos.

Y entre los misterios está, por supuesto, Nessie. Te proponemos hacer un crucero por el lago Ness en busca del monstruo marino más famoso. Aprovecha para hacer rafting en el Parque Nacional de Cairngorms o sigue los pasos de los escoceses más celebres como William Wallace, Mary Queen of Scots o Macbeth.

Naturaleza, gastronomía, castillos… Whisky… En siete días, y en no demasiados kilómetros, condensamos un sinfín de tentaciones visuales, gastronómicas y espirituales. Ha llegado el momento de enamorarte del que fue calificado como el país más hermoso del mundo según Rough Guides.

1037Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 Ciudad de origen – Edimburgo

Imagen
Edimburgo fue nombrado patrimonio de la humanidad por la UNESCO (iStock)

Nada de comienzos tranquilos. Empezamos fuertes. Con toda la artillería. Nada más llegar a Edimburgo, deja las cosas en el hotel y lánzate a explorar una ciudad llena de encantos, que fue nombrada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
Saltarás a la Edad Media recorriendo Old Town, donde, entre otros muchos atractivos, no puedes dejar de ver el Castillo de Edimburgo. En él están los Honours de Scotland, es decir, las joyas de la corona escocesa, y también la Piedra del Destino, el antiguo trono de coronación de la monarquía escocesa.
Otra visita inexcusable es el Palacio de Holyroodhouse, residencia oficial de Isabel II, que se ubica en plena avenida Royal Mile. Fue el hogar de María I de Escocia y es posible visitar las dependencias que utilizó la reina. También se ven los salones oficiales usados por la familia real británica. En la mitad de Royal Mile está la Catedral St. Giles, del siglo XII. También aquí está Mary King’s Close, un mejunje de calles zigzagueantes y laberínticas, que es el Edimburgo subterráneo.
La siguiente parada puede ser Calton Hill, donde obtendrás una de las mejores vistas panorámicas de Edimburgo.
Además de Royal Mile, otra de las calles más famosas de Edimburgo es Victoria Street, donde distinguirás dos alturas: arriba las elegantes terrazas, abajo pintorescas casas y animados bares. Una bonita y colorista postal que, dicen, inspiró a J. K. Rowling para crear el Callejón Diagón de la saga de Harry Potter.
Por supuesto, Edimburgo también es whisky: puedes disfrutar de la Scotch Whisky Experience y, por la noche, dejarte caer por sus famosos pubs o, si has viajado con la cuenta en buenas cifras, saborear los exquisitos platos de alguno de sus restaurantes con estrella Michelin, como The Kitchin o Restaurant Martin Wishart.

Día 2 Edimburgo – Capilla de Rosslyn – Roslin Glen Country Park – Edimburgo

Imagen
La capilla de Rosslyn tardó casi 40 años en construirse (iStock)

No te asustes, a pesar de que hoy harás varias visitas, sólo estarás en el coche durante 28 kilómetros. Aunque hayas dejado cosas sin ver en Edimburgo, te recomendamos partir pronto hacia Roslin y, a la vuelta, seguir disfrutando de la capital escocesa. La Capilla de Rosslyn es uno de los templos más misteriosos del país; famosa, entre otras muchas cosas, por aparecer en la película de El Código Da Vinci. Guarda alguno de los inconfesables secretos de los caballeros templarios. Su construcción comenzó en 1446 y tardó casi 40 años.
Cerca está el Roslin Glen Country Park. Lugar verde lleno de senderos en los que puedes imaginarte cualquier leyenda. Sus vericuetos han inspirado, seguro, muchas páginas de cuentos fantasiosos. Date el tiempo que necesites para embeberte en esas historia de hadas.
Cuando lo estimes oportuno, vuelta a Edimburgo. No pisarás más esta ciudad durante esta ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye, por lo que te aconsejamos ver todo aquello a lo que no llegaste ayer. Cuando el sol se ponga, ya sabes que somos muy aficionados a recomendar experiencias gastronómicas, porque comiendo y bebiendo también se conocen las ciudades. Hay varias rutas como Secret Foods Tours o Eat Walk Edinburgh, donde degustarás lo mejor de la cocina escocesa.
En el barrio de Stockbridge encontrarás un ambiente bohemio y también tendrás la opción de probar las tradiciones culinaria a un precio muy razonable.

Día 3 Edimburgo – Royal Yacht Britania – Inverness

Imagen
Inverness es la ciudad más al norte de Escocia (iStock)

255 kilómetros te esperan en esta tercera etapa en la que dejarás Edimburgo definitivamente. Primero harás apenas cuatro kilómetros hacia el norte, hasta el pueblo de Leith, donde visitarás Royal Yacht Britannia. ¿Alguna vez has visto las tripas de un barco? Pues ahora tienes la oportunidad: la lavandería, los camarotes, la cocina toda la parte funcional del barco. Y no es uno cualquiera, ya que fue el buque insignia de la Corona británica durante más de 40 años.
Ahora sí, tocan unas horas en coche, tantas como para recorrer 250 kilómetros. Haz un cálculo de tiempo generoso, porque son muchos los puntos de fotografía obligada que encontrarás por el camino.
Inverness es la capital de los Highlands y la ciudad más al norte del Reino Unido. Es una urbe pequeña, manejable y perfectamente paseable. Una muy buena manera de conocerla es haciendo un recorrido circular que parte del castillo de Inverness, en él descubrirás la catedral de St. Andrews y pasarás por las islas Ness.
Admirar el precioso Mercado Victoriano o ver el atardecer desde Beatuy Firth son dos actividades que deberías hacer en esta ciudad.

Día 4 Inverness – Aviemore – Parque Nacional Cairngorms – Destilería Glenfiddich (Speyside) – Inverness

Imagen
Cairngorms es el parque nacional más grande del Reino Unido (iStock)

Unos 50 kilómetros hacia el sureste desde Inverness y llegarás a Aviemore, en el espectacular Cairngorms. Es el parque nacional más grande del Reino Unido, con una superficie de alrededor de 3.800 kilómetros cuadrados. Espacio de sobra en el que perderse durante días, para que te hagas una idea, en este parque están cinco de las seis montañas más altas de Escocia. Te recomendamos pasear en torno al lago Morlich y ver la reserva natural de Glenmore. La gran diversidad faunística es otro de los grandes atractivos de este parque.
Y cambiamos de tercio, porque en la siguiente parada te proponemos catar uno de los mejores whiskies del mundo en el lugar donde es embotellado. Esta experiencia te espera en la Destilería Glenfiddich.
Con cuidado, de vuelta a Inverness para, si te apetece, pasear por el río Ness o descubrir la historia de la región y los tesoros vikingos en Inverness Museum and Art Gallery.

Día 5 Inverness – Montañas de Wester Ross – Castillo de Eilean Donan – Isla de Skye – Fort Augustus

Imagen
Visita el castillo de Eilean Donan en esta ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye (iStock)

¿Preparado para la jornada más larga de esta ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye? Por delante te esperan más de 270 kilómetros de una belleza natural difícilmente explicable con palabras. La primera parada, saliendo de Inverness hacia el oeste, son las increíbles montañas de Wester Ross, un paisaje inhóspito, salvaje, intacto.
Después llegará el momento de ver el castillo de Eilean Donan. Muchas leyendas tienen a esta construcción como protagonista, una de las más escuchadas es la del pequeño Shamus, ¿quieres conocerla?
¿Serán verdad las leyendas? Piensa la respuesta mientras cruzas el Skye Bridge para llegar a la isla de Skye. En este espacio se resume (a pequeña escala) todo lo que es Escocia: naturaleza en estado puro, castillos inquietantes a la par que espectaculares, pueblos con casas pequeñas y de coloridas fachadas y una variedad culinaria exquisita. Visita Trotternish, Dunvegan y su castillo y el faro Neist Point, que, todavía en funcionamiento, se yergue sobre un acantilado.
Exprime las horas al máximo en este lugar único antes de volver a cruzar el Sky Bridge para dirigirte a Fort Augustus por la A87. Esta localidad está a orillas del Lago Ness y por allí pasa el Canal de Caledonia, de 100 kilómetros, que une el Atlántico con el mar del Norte. Es uno de los lugares más turísticos de Escocia.

Día 6 Fort Augustus – Lago Ness – Glencoe – Lago Lomond - Glasgow

Imagen
El lago Lomond es el más grande de Escocia (iStock)

Ha llegado el día de conocer a Nessie. Te espera en su lago, el Lago Ness, a, aproximadamente, 30 kilómetros al norte de Fort Augustus. Busca, inquiere, pon en marcha tu radar, puede que seas tú el que, finalmente, lo descubra.
Nos vamos después hacia el sur para llegar al valle de Glencoe, uno de los lugares más sobrecogedores de Escocia, y eso, en un país plagado de castillos, de leyendas y de misterios es mucho decir. Allí se unen muchas de las más importantes rutas de los Highlands. Sus grandes y milenarias montañas se mostrarán ante ti demostrándote la fuerza de la naturaleza. Recordándote dónde estás.
Más al sur está el lago Lomond. Aquí no hay monstruo, pero es el lago más grande de Escocia. Se encuentra en pleno parque natural Trossachs. Es uno de los mayores tesoros del país desde el punto de vista natural, y eso, de nuevo, es muchísimo decir. Bosques, lagos, castillos... Piérdete sabiendo volver.
Y la última parada del día, y de la ruta, es en Glasgow. Quedan pocas horas, no hay tiempo que perder. Construcciones arquitectónicas y museos de talla mundial te esperan en una ciudad con una cuidadísima oferta artística y cultural. No te pierdas su universidad, la catedral o la plaza George. Aprovecha los estertores de esta magnífica aventura hasta el último aliento.

Día 7 Glasgow – Ciudad de origen

Imagen
Glasgow es el punto final de la ruta esencial por Edimburgo, Inverness e Isla de Skye (iStock)

¿Qué es lo que más te ha gustado de esta ruta por Escocia? Quizá su imponente naturaleza, los castillos, las variedades gastronómicas. Es un país con un sinfín de posibilidades, nosotros te hemos mostrado una, pero los atractivos turísticos son numerosos. A la próxima puedes decidirte, por ejemplo, por una ruta por los castillos más famosos de Escocia.

Consejos en ruta

  • Se conduce por la izquierda.
  • La mejor época para viajar a Escocia es entre mayo y septiembre. La temperatura suele ser agradable y hay menos opciones de que haya precipitaciones.
  • Los enchufes son del tipo G, es decir, los que tienen tres entradas rectangulares, una arriba y dos abajo.
  • La moneda es la libra esterlina.
  • Si tienes intención de visitar muchos castillos, hay bonos con los que te ahorras dinero.
0 Comentarios

¿Quieres aportar?Amplía información sobre esta ruta

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies