Rutas de escape

Ruta de Juego de tronos por la Isla Esmeralda

Imagen
El puerto de Ballintoy fue el destino de Theon al volver a las Islas del Hierro (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

Juego de tronos es una serie que marcará una época. Son incontables los fans incondicionales que la siguen desde hace años con auténtica devoción. Sus personajes han saltado de la pantalla, conviven con cada espectador. Sus actores son estrellas veneradas allá donde van. Sus historias habladas, comentadas, ajadas, repetidas y representadas millones de veces. Ahora puedes formar parte de la serie. Pisar el suelo que ellos arrasaron. Ver el cielo que los dragones surcaron. Realidad o ficción. Con la Ruta de Juego de Tronos por la Isla Esmeralda te tendrás que pellizcar.

Con esta increíble aventura en coche rodarás por Invernalia y otros lugares de los Siete Reinos. ¿Alguna vez te lo pudiste imaginar? Sobrecogedores paisajes, alucinantes leyendas, anonadantes castillos… La belleza que ya de por sí tiene esta zona de Irlanda se mezcla (y multiplica) rememorando las batallas que (muy lejos del terreno que ahora hollas) te mantuvieron impertérrito y ojiplático frente al televisor.

Las Montañas Mourne, el Parque Forestal de Tollymore, la Abadía de Inch, las Cañadas de Antrim y, por supuesto, la espeluznante Calzada del Gigante. Son muchas las rutas en coche por Irlanda que puedes hacer. Recorridos mágicos todos ellos. Esta, empero, guarda más secretos que ninguna, oculta misterios que deberás desvelar.

Y no podía faltar la visita a las ciudades más vibrantes de Isla Esmeralda: te esperan Dublín, Belfast y Derry – Londonderry. Listas para acogerte. Con los brazos abiertos y las espadas envainadas.

Siete días, 576 kilómetros, millones de historias por descubrir (y contar). Winter is comming.

576Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 Ciudad de origen – Dublín

Imagen
Por la tarde, cruza Ha’Penny Bridge (iStock)

No hay mejor lugar para comenzar esta ruta en coche por Irlanda que en la capital del país, Dublín. Fue fundada por los vikingos a principios del siglo IX, lo que la convierte en una de las capitales más antiguas de Europa. Su pasado (muchas veces convulso) es palpable en sus calles y edificios. Pero también es perfectamente visible el progresivo proceso de modernización que la ha convertido en una ciudad en la que el legado medieval y georgiano convive con la contemporaneidad en impoluta mezcla.
Durante el día, visita el Castillo de Dublín, el Trinity College, las catedrales de San Patricio y Christ Church. Por la tarde, es ineludible atravesar Ha’Penny Bridge y recorrer el Temple Bar a orillas del río Liffey.
Dublín tiene un encanto especial, puede que fruto de ese pasado, quizás por el halo de ficción que de sus calles emana por la gracia de genios de la literatura como James Joyce u Oscar Wilde. Si te da tiempo, sal del centro de la ciudad y pasea por sus verdes alrededores. Y, por la noche, no puedes estar en Dublín y no disfrutar de sus pubs, de su gente, de su Guinness.

Día 2 Dublín – Montañas Mourne – Parque Forestal Tollymore – Abadía de Inch – Castillo de Ward – Bahía Quintin – Belfast

Imagen
El parque de Tollymore fue el primer parque forestal de Irlanda (iStock)

¿Estás listo? Esto no empieza poco a poco. En solo unos minutos vas a empezar a alucinar, ya que pisarás esos parajes cuasimágicos que, antes que tú, fueron el hogar de aquellos y aquellas que te mantuvieron fijo frente a la pantalla. Estaos tranquilos los que no seáis fanáticos de Juego de tronos, son lugares de una mayúscula belleza, que atrapan por sí mismos.
De Dublín hacia el norte para llegar al Condado de Down, allí, a los pies de las Montañas Mourne, recordarás el viaje de Samsa y Meñique. Es ese impresionante paraje verde en el que ahora estás el que recorrieron ellos ante la atenta mirada de Brinne y Pod. La siguiente parada es el Parque Forestal de Tollymore: impresionantes montes, lóbregas cuevas, puentes góticos que atravesó la Guardia de la Noche hacia el Bosque Encantado para la lucha con el Caminante Blanco, también por allí huyó Theon antes de ser capturado por Ramsay Snow.
Este parque tiene 630 hectáreas, fue el primer parque forestal de Irlanda, es atravesado por el río Shimna y tiene 16 puentes, además de cuatro rutas de senderismo.
¿Preparado para llegar a un lugar clave? En la Abadía de Inch, Catelyn Stark se enteró de la muerte de Ned, Jamie fue capturado y Robb coronado rey. Está en pie desde hace 800 años.
Si lo anterior te ha dejado acongojado, lo de ahora puede que ni lo aguantes: el Castillo de Ward, Invernalia, el hogar de los Stark. Sí, sí, has oído bien. Llega como Robert Baratheon, en loor de multitudes. El Castillo es una fortificación del siglo XVIII, a orillas del lago Strangford, de arquitectura gótica y clásica. Si tienes tiempo, acércate a la Bahía Quintin y disfruta de alguna de sus maravillosas playas (aunque sea solo con la vista), antes de llegar a Belfast y volver a saborear la noche irlandesa, mientras asumes lo que acabas de ver.

Día 3 Belfast – Cairncastle – Valle de Shillanavogy – Cuevas de Cushendun – Cañadas de Antrim – Moyle

Imagen
Antrim es naturaleza salvaje (iStock)

Más vale que te hayas recuperado bien de las emociones de ayer, porque hoy no va a ser menos. Pero, antes de seguir las huellas de Juego de tronos, dedica un tiempo a conocer Belfast. Una ciudad que se transforma y te sorprende, con origen en la Edad de Bronce, el lugar en el que se construyó el Titanic asombra por su pasado naval y su presente artístico, sobre todo, en el barrio de la Catedral. No dejes de visitar el centro interactivo Titanic Belfast, muy cerca, en Titanic Studios, se rodaron algunas de las escenas interiores de la serie que nos marca el camino en esta ruta en coche.
Venga, pisa el acelerador para ir hacia el norte y parar en Cairncastle, allí (para dejarte epatado desde el principio) Ned Stark blandió su espada y le cortó la cabeza al desertor. Era el primer episodio. Ya prometía.
La siguiente parada es en el Valle de Shillanavogy. Una postal verde, un impresionante paraje que hizo de hogar de los Dothraki. Ahora te dirigirás al noreste para llegar al lugar donde se grabó la escena en la que Melisandre da a luz al monstruo bebé sombra: las cuevas de Cushedun, que se formaron hace más de 400 millones de años.
Porque, ya lo hemos dicho, más allá de la indiscutible atracción que esta ruta de Juego de tronos por la Isa Esmeralda tiene para los amantes de la serie, encierra otro sinfín de atractivos en forma de auténticas joyas de la naturaleza.
Si tienes tiempo, visita Glenariff, la cañada más grande de las nueve que forman las Cañadas de Antrim. Porque Antrim es naturaleza en estado salvaje a 30 kilómetros de Belfast.
Para finalizar, arribarás a una ciudad costera, Ballycastle, donde (¡mucho ojo!) podrás recorrer el Camino Real de Juego de Tronos. Cuidado en los Dark Hedges (setos oscuros) dicen los lugareños que son el hogar de varios fantasmas.

Día 4 Moyle – Ruta Costera de la Calzada (Ballycastle – Ballintoy – Larrybane – Puente e isla de Carrik-a-Rede – Calzada del Gigante – Destilería de Bushmills – Castillo de Dunluce – Playa Portstewart – Templo de Mussenden – Montaña Binevenagh – Derry – Londonderry)

Imagen
En la Calzada del Gigante hay unas 40.000 columnas (iStock)

Quizás hoy las referencias a Juego de tronos sean menos, pero vas a visitar una maravilla de la naturaleza. Las imágenes se quedarán perennes en tu memoria. ¡Cuánta belleza!. La Ruta Costera de la Calzada es de esos recorridos en coche que nunca podrás olvidar: castillos, acantilados, cañadas, verde, azul, gris…
Para en el puerto de Ballintoy, donde llegó Theon tras volver de las Islas del Hierro. En Larrybane comenzará una gran aventura: primero recorre un sendero de apenas un kilómetro para llegar al puente de cuerda de Carrick-a-Rede. No todos se atreven a cruzarlo, lo construyeron pescadores locales y es la manera de llegar a la isla de Carrick-a-Rede. 30 metros de profundidad. Debajo, el salvaje mar. Sin duda, es una de las mayores experiencias para un viajero en Irlanda. Cada año, 250.000 personas lo visitan. ¿Cuántos lo cruzan? ¿Serás tú uno de ellos?
Lo hagas o no, las emociones no terminan ahí. Después llegas al que, quizás, sea el punto más espectacular de toda la ruta, la Calzada del Gigante, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. 40.000 columnas, obra de gigantes (según dicen), se pierden en el océano. 17 kilómetros de columnas, algunas, de hasta 12 metros de altura. Para alucinar.
En la costa también está el Castillo de Dunluce, construido en el Siglo XIV al borde de un acantilado. Ya emprendemos camino del final del día (que será en Derry – Londonderry), pero antes haz un stop en el Templo de Mussenden, donde Melisandre quemó a los siete dioses de Poniente. De un lado al otro de los Siete Reinos, porque en la playa de Portstewart es donde Jamie y Bronn, disfrazados, se acercan a los Jardines del Agua.
Para finalizar este increíble día, Derry – Londonderry, una de las ciudades totalmente amuralladas de Europa. Ya quedan pocas. Paseala, pateala, escúchala (por ejemplo, el río Foyle bajo el Puente de la Paz), cómetela y bébetela con las mejores bebidas de Irlanda.

Día 5 Derry – Londonderry y alrededores

Imagen
El puente de la Paz fue instalado en 2011 (iStock)

Estamos llegando al final en esta impresionante ruta de Juego de tronos por la Isla Esmeralda, y lo hacemos entre las murallas (del siglo XVII) que marcan la historia de Derry – Londonderry. Una ciudad que sorprende al visitante, no solo por su larga historia, sino por lo cuidado que está el aspecto cultural y por su laberinto de calles, avenidas, tiendas y pubs.
Aunque, a lo mejor, menos conocida, es la segunda ciudad más grande de Irlanda por detrás de Belfast. Su muralla (con siete puertas de entrada), de 1,5 kilómetros de longitud y 6 metros de altura es santo y seña y nos ofrece una imagen privilegiada de ese amasijo de callejuelas que atrapan al viajero.
No te pierdas el Museo de la Torre, St. Columb’s Cathedral o el puente de la Paz –inaugurado en 2011– (si no te dio tiempo el día anterior). ¿Tienes ganas de volver a coger el coche? Una excursión muy interesante es a las playas de Portrush o al milenario asentamiento del fuerte de Mountsandel, al que se le atribuyen 9.000 años de antigüedad.

Día 6 Derry – Londonderry – Dublín

Imagen
En Dublín termina esta ruta de Juego de tronos por la Isla Esmeralda (iStock)

Penúltimo día de ruta. Ya llega la relajación. El momento de echar la vista atrás y repasar todo lo visto y vivido en esta intensa ruta en coche. Las imágenes que ya no borrarás de tu memoria, los suelos que, antes que tú, pisaron los protagonistas de Juego de tronos.
Y, por supuesto, la belleza sinigual de paisajes de cuento (a veces, de terror) que has visto y, seguro, fotografiado. Porque este viaje es distinto a los demás. Sí, es una ruta en coche por Irlanda, pero va más allá. Es un viaje de cine, es turismo cultural, es viajar por la belleza natural.
El último día en Dublín disfrútalo al albur de tu intuición. Recorre otra vez sus calles, aprovecha la oferta cultural y, por qué no, tómate esas cervezas que, a lo mejor, no tomaste hace cinco días por miedo a que pesaran demasiado en la jornada siguiente.

Día 7 Dublín - Ciudad de origen

Imagen
Se acabó la magia de Juego de tronos. En el Templo de Mussenden, Melisandre quemó a los siete dioses de Poniente (iStock)

“Pasajeros procedentes de Juego de tronos con destino a la realidad, ha comenzado el embarque”. Pues sí, aquí termina esta aventura mágica. Son momentos para seguir recordando y agradecer el que hayas podido vivir un viaje como este.
Cuando veas Juego de tronos podrás decir, sin temor a equivocarte, “¡Ahí estuve yo!”

Consejos en ruta

  • Se conduce por la izquierda, pensarás que es una obviedad, pero no está de más recordarlo.
  • Lo más normal es que la lluvia aparezca, y, habida cuenta de que estarás en muchos momentos en plena naturaleza, nunca te sobrará un chubasquero en la mochila. Los meses de mayo y junio son los menos lluviosos.
  • Que no se te olvide un adaptador de corriente: los enchufes en Irlanda son de los de tres clavijas planas, es decir, de tipo G.

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies