Rutas de escape

Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días, ¡te sorprenderá!

Imagen
La impresionante Calzada del Gigante en Irlanda (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

A Irlanda se la conoce coloquialmente como Isla Esmeralda. ¿Sabes por qué? Por la gran variedad de verdes que la dibujan y colorean. Dicen que en este lugar hay 40 tonalidades distintas de ese color. Te proponemos descubrirlas haciendo una ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días. El itinerario que te presentamos, elaborado con minuciosidad para que no te pierdas nada, comienza fuera de Irlanda del Norte, en Dublín, en la capital de la República de Irlanda.

Será allí donde cojas el volante para empezar una aventura que te llevará a tres ciudades (todas en Irlanda del Norte): Armagh, Belfast (la capital) y Derry – Londonderry. Pero, sobre todo, que hará que admires un enclave natural mágico, un impresionante manto verde que enamoró, incluso, a los técnicos de localizaciones de Juego de Tronos.

El Valle del Boyne, las Cañadas de Antrim, el Parque Nacional de Glenveagh o –no podía faltar– la alucinante Calzada del Gigante, son solo una ínfima muestra de las maravillas que encontrarás a tu paso. Una experiencia única por el norte de Irlanda, 613 kilómetros de naturaleza, vistas impactantes, escenarios de cine, fotos de película, ciudades amuralladas, pequeños pueblos por los que no pasa el tiempo, encantadoras personas, y, por supuesto, cerveza.

Esta es la propuesta que te hacemos, puedes seguirla al pie de la letra, o basarte en ella para crear otra a tu medida. Busca, elije, calcula y, sobre todo, disfruta. En Irlanda es fácil.

613Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 España – Dublín

Imagen
Dublín será tu primer destino en la ruta por Irlanda (iStock)

Este viaje comienza en Dublín, la capital de la República de Irlanda. Aunque la ruta en coche se desarrollará (en gran medida) por Irlanda del Norte, merece la pena dedicarle unas horas a esta maravillosa urbe, una de las ciudades más antiguas de Europa: fundada por los vikingos en el Siglo IX.

Calcula tu llegada a Dublín para que tengas tiempo de visitarla antes de pisar el acelerador, teniendo en cuenta, por añadidura, que a la vuelta volverás a ella. Imprescindible es visitar el Castillo de Dublín, el Trinity College y las catedrales de San Patricio y Christ Church. Inexcusable, del mismo modo, es cruzar el río Liffey a través del Ha’penny Bridge, creado en 1816, y por el que cada día pasan unas 30.000 personas. Es imprescindible dejarse llevar por el ambiente de esta ciudad, sus calles, sus cafés, sus gentes y sus históricos y genuinos pubs.
¡Ojo! Al loro con la Guinness, que la aventura solo acaba de empezar.

Día 2 Dublín – Valle de Boyne – Armagh – Belfast

Imagen
Desde Dublín llegarás a Belfast pasando por el Valle de Boyne y Armagh (iStock)

Ahora sí, empieza la aventura que te llevará a lugares mágicos. Desconocidos algunos, famosos otros. Modernos y antiguos. Coloca los espejos retrovisores, pon bien el asiento y pisa el acelerador, la maravillosa Irlanda del Norte te espera con sus animadas y vivas ciudades, que contrastan con pequeños pueblos donde el paso del tiempo parece haberse quedado estancado. También los oníricos e utópicos paisajes, que fotografiarás embelesado. En esta primera jornada hollarás dos ciudades: Armagh y la gran Belfast. Pero antes, déjate sorprender por el Valle de Boyne (a 50 kilómetros de Dublín y todavía fuera de Irlanda del Norte), un conjunto arqueológico que es la mayor acumulación de Europa de arte megalítico prehistórico.

La siguiente parada que proponemos es ya Armagh, en el sur del norte. Se la considera la capital eclesiástica del país, con sus dos catedrales dedicadas a San Patricio. Sobremanera destaca el Planetario, con el meteorito más grande de Irlanda. Y la meta de esta primera etapa se sitúa en Belfast.

Historia viva y reciente de este país. Descubre su pasado de lucha y su presente de reconciliación, viendo, entre otros muchos puntos, el centro histórico, el conocido puerto y los murales de Bogside.

Día 3 Belfast – Región de Antrim – Calzada del Gigante – Bushmills – Derry – Londonderry

Imagen
Esta maravilla irlandesa la podrás encontrar en la Calzada del Gigante (iStock)

Día grande en esta ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días. Saliendo de Belfast, y por la carretera de la costa, te dirigirás, atravesando las nueve cañadas de Antrim, a uno de las joyas de la corona, la Calzada del Gigante. Es un lugar declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, que constituye una formación rocosa con 60 millones de años de vida. 40.000 columnas hexagonales de basalto hacen que sea un lugar mágico y atractivo al máximo.

Un paisaje único donde, dice la leyenda, se libraron brutales luchas entre gigantes. Aunque no quieras, hay que seguir. Lo que viene también merece la pena. Antes de llegar a Derry – Londonderry, la ciudad completamente amurallada en la que recomendamos pernoctar, puedes parar en las playas de Portrush, en la destilaría de whisky más antigua del mundo (sita en Bushmills) o en el asentamiento del Fuerte de Mountsandel (con 9.000 años de antigüedad).

Día 4 Derry – Londonderry – Condado de Donegal

Imagen
Condado de donegal, al noroeste de Irlanda, también llamado Condado de Tyrconnel (iStock)

En esta cuarta etapa, vamos a dejar a tu elección el diseño del recorrido. Eso sí, antes de coger el coche, recorre (a la luz del día) el laberíntico centro de Derry – Londonderry, rodeado de su muralla de siglo XVII. Este día lo finalizarás, si así lo deseas, en Donegal (en el este, y ya fuera de Irlanda del Norte). Pero antes, es mucho lo que puedes hacer.

Para empezar, conocer espectaculares rincones, paisajes y pueblos donde se sigue hablando gaélico. Naturaleza e historia a partes iguales. Después, tienes la posibilidad de ir a Muff (al norte de Derry) y pasear por impolutas playas de arena blanca o, quizás, cazar alguna aurora boreal. También puedes ir al Parque Nacional de Glenveagh y/o al Parque forestal de Ards (en el extremo noreste de la República de Irlanda). Dos enclaves naturales excepcionales que, si tienes tiempo, no deberías dejar de visitar.

Y ahora ya sí, aguarda el Condado de Donegal para darte aposento esta noche. Rodeado de las montañas de Barnesmore y la bahía de Donegal, sorprende por su castillo, su artesanía y su ¡autobús acuático! Como en el resto de ciudades, pasea, mira, investiga, habla, come y bebe. Un día completo.

Día 5 Condado de Donegal – Cuevas de Marble Arch – Florence Court – Enniskillen – Castillo de Trim – Dublín

Imagen
El Castillo de Trim dará por finalizada tu ruta antes de volver a España (iStock)

Esto se acaba, porque todo lo bueno (y lo malo) se acaba. Pero hay que disfrutarlo hasta el final, y este penúltimo día viene cargadito. El coche te llevará de Donegal a Dublín, y son varias las paradas que se deberían hacer. Por ejemplo, en las Cuevas de Marble Arch, con sus cascadas y ríos subterráneos que le hicieron merecer la declaración de patrimonio mundial por la Unesco. Muy cerca, y ya en el sur de Irlanda del Norte –mirando a Dublín–, está la Florence Court, una mansión del siglo XVII frente a las montañas Cuilcagh. Enniskillen será la antepenúltima parada: es la mayor ciudad del Condado de Fermanagh e impresiona su castillo.

A solo 45 kilómetros de Dublín, merece la pena visitar el Castillo de Trim, en la ciudad homónima, es la edificación anglo-normanda mayor del Viejo Continente. Y de vuelta en Dublín, seguro que hay cosas que dejaste de hacer en su momento.

Recupera esa conversación que cortaste, entra en la tienda que estaba llena, acaba esa jarra de cerveza que quedó a medias… pero, ¡cuidado de nuevo!, que mañana hay que volar.

Día 6 Dublín – España

Imagen
Toca volver a casa después de unos días maravillosos de ruta por Irlanda (iStock)

Adiós Isla Esmeralda, adiós Dublín, adiós ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días. Vuelves a casa, seguro, que convencido de querer volver. Con la mente repleta de imágenes y fotografías. Sabiendo que has descubierto un rinconcito mágico y maravilloso.

Consejos en ruta

  • Chubasquero o paraguas: en Irlanda llueve en cualquier época del año, no debe falta un chubasquero o un paraguas en tu maleta. También puedes comprarlo allí.
  • Entradas: es habitual que se pague para entrar en casi todos los sitios. Selecciona de antemano dónde vas a querer entrar.
  • Antes y después del verano: los mejores meses para viajar a Irlanda, por la temperatura y por las lluvias, son los de antes y después del periodo estival.

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies