Rutas de escape

Ruta en coche por la Costa Vasca con Biarritz y San Juan de Luz en 5 días

Imagen
Alucinarás con Zumaia y la Ruta del Flysch (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

En la diversidad está el gusto (al menos eso dicen). Y en la ruta que proponemos se demuestra que es cierto. 461 kilómetros de contrastes, donde nada es blanco o negro (más bien verde o azul). Donde cada vista o experiencia es mejor que la anterior (o viceversa). Cuando alguien sueña en echarse a la carretera y hacer una de esas peliculeras rutas en automóvil, a menudo seguro que ansía recorrer un lugar que sea (en su conjunto) un enclave natural y monumental privilegiado. Así es la ruta en coche por la Costa Vasca con Biarritz y San Juan de Luz.

Un territorio en el que la montaña se da de bruces con el mar, donde se pasa del glamour de los grandes hoteles a las pequeñas casas de los pueblos marineros; un espacio en el que igual da comer en un restaurante con Estrella Michelin, que en la taberna del pueblo con la barra rebosante de pintxos. Y, sobre todo, un espacio en el que todas esas divergencias mezclan con extrema naturalidad.
En esta aventura recorrerás parte de los 246 kilómetros de litoral del País Vasco. Grandes y bellas ciudades como Bilbao o San Sebastián; enclaves marineros como Hondarribia o Zarautz; espectáculos naturales del nivel de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai o el bosque de Oma; lujo en la costa atlántica francesa… Verde y azul.

461Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el País Vasco y el sur de Francia en 5 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 Bilbao

Imagen
Bilbao, una ciudad portuaria industrial del norte de España, está rodeada de verdes montañas. (iStock)

De un tiempo a esta parte, Bilbao ha sufrido un gran cambio de cara. La antaño ciudad lúgubre y oscura se ha iluminado. Como muestra un botón: en 1992, había 6 metros cuadrados de zonas verdes por cada habitante; en la actualidad hay 24,85. Un pulmón verde ha crecido en la urbe para oxigenarla. El “Botxo” se ha renovado sin perder su esencia.

El Bilbao industrial no se ha ido, ni mucho menos, pero ahora comparte espacio con una ciudad moderna. Sus altos hornos “pegan” con el art noveau. Los edificios históricos “casan” con los monumentos contemporáneos. Visita el Guggenheim, pasea por Abandoibarra, eleva la vista ante las torres Isozaki. Cruza el Puente Colgante (patrimonio de la humanidad) y piérdete, entre pintxo y pintxo, por las laberínticas “siete calles” de su Casco Viejo. Si tienes tiempo (ten en cuenta que volverás a pisar la ciudad bilbaína en esta ruta) acércate al Puerto Deportivo, al Puerto Viejo y al Aquarium de Getxo; y admira el País Vasco en su máxima esencia desde el mirador del monte Artxanda.

Día 2 Bilbao – San Sebastián

Imagen
San Sebastián es una ciudad turística situada en la montañosa región española del País Vasco. Es conocida por la playa de la Concha y la playa de Ondarreta (iStock)

Poquitos kilómetros para empezar. Apenas 100 separan a estas dos ciudades. Si Bilbao tiene luz y una gran sonrisa, ¿qué decir de San Sebastián? La preciosa Bella Easo. Destino veraniego, años ha, de los más granado de la aristocracia europea.

Esa Belle Epoque se respira aún por sus calles. Camina sin destino por la que, sin duda, es una de las bahías más increíbles de España. Vete a la playa de la Concha y corrobora eso que llevan años diciéndote los que ya la han pisado: “Es preciosa”.
Mira al mar, y también al otro lado, de lo contrario no admirarás espectaculares edificios como los que acogen el histórico Hotel María Cristina, el teatro Victoria Eugenia o el propio ayuntamiento.

No dejes de ver el “Peine del Viento”, de Eduardo Chillida, ni de (con cuidado) asustarte con la forma en la que rompen las olas en el Paseo Nuevo. Y más vale que hayas guardado un poco de hambre (que no te comieras todos los pintxos de Bilbao), porque en Donosti la cultura del pintxo alcanza cotas de tradición ineludible. Adéntrate en su parte vieja y, simplemente, déjate llevar.

Día 3 Día 3: San Sebastián – Pasaia (Albaola) – Hondarribia – San Juan de Luz - Biarritz – San Sebastián

Imagen
San Juan de Luz (iStock)

Que no te asuste la larga lista de visitas de este tercer día de ruta en coche por la Costa Vasca con Biarritz y San Juan de Luz. En total, son solo 116 kilómetros. Pero es tanto lo que hay que ver, que merece la pena hacer muchas paradas.

Desde San Sebastián, a la vera de la costa, llegarás hasta el País Vasco Francés en un recorrido repleto de imágenes espectaculares que se grabarán en tu retina. Recuerda: vas a parar las veces que quieras, así que, conduciendo, vista al frente.

El primer stop que recomendamos es en Pasaia. Está formada por cuatro núcleos: Donibane y San Pedro eminentemente marineros; Pasai Antxo y Trintxerpe, con un ambiente mucho más urbanita. De nuevo esos contrastes.

Tras Pasaia, pisa el freno en Hondarribia. Otra joya de la costa vasca, santo y seña, entre otras cosas, de la rica gastronomía de este territorio. Solo 20 kilómetros más para llegar al glamour de San Juan de Luz, ya en el País Vasco Francés. Aquí hallarás lo más selecto de la costa atlántica.

En el último empujón ante de dar la vuelta, no puedes dejar de visita Biarritz: surfistas que colorean los seis kilómetros de alucinantes playas, famosos balnearios, lujosos hoteles y unas vistas que te dejarán ojiplático desde el faro de la Pointe Saint Martin. En la actualidad, es el destino vacacional más importante del País Vasco.
Ni que avisar tiene, que, en cualquiera de los municipios que pises, encontrarás una oferta gastronómica inigualable. Esto es el País Vasco, huelga decirlo. Si te has dejado algo por el camino, tienes 50 kilómetros entre Biarritz y San Sebastián para desandar lo conducido.
Vuelve a parar, a disfruta y a fotografiar. Y en Donosti… Pues vuelve a comer.

Día 4 San Sebastián – Zarautz – Getaria – Zumaia – Mutriku – Ondarroa – Bilbao

Imagen
Zumaia (iStock)

Si la tercera etapa te llevó desde San Sebastián hacia el oeste por la costa, esta vez tomarás el camino contrario: hacia el este, también con vistas al mar, y con meta en Bilbao.

Recorrerás, en este penúltimo día, una de las zonas más fotogénicas de la costa vasca. Visto lo visto (y nunca mejor dicho) eso es decir mucho. Las bellas y salvajes playas, junto con los afilados acantilados, chocan con los caseríos de robusta piedra. Contrastes.

Las paradas, como en el caso anterior, se suceden. A cada cual más bella y pintoresca. Primero en Zarautz, cuna de surfistas. Admira su playa, sus olas y la magia que sobre ellas hacen estos y estas deportistas. No dejes de pasear por su centro histórico con atractivos edificios góticos y renacentistas. Y descubre que lo de salir de “potes” (“a tomar unas cañas”) no tiene día. De lunes a domingo.

Tras Zarautz te espera Getaria. Juan Sebastián Elcano, el primer marino que circunnavegó la tierra hace 500 años, nació en aquellas casas que dibujan un pueblo típico de la zona. Estás llegando a uno de los puntos más espectaculares de esta aventura, entre Zumaia y Mutriku alucina con la Ruta del Flysch del Geoparque de la Costa Vasca. Antes de llegar a Bilbao, saca un rato para realizar un impasse más, en este caso en Ondarroa. Otra vez mar y montaña. De nuevo tradición y modernidad en perfecta mezcolanza.

Día 5 Bilbao – Gernika – Reserva de la Biosfera Urdaibai – Bosque de Oma y cueva de Santimamiñe – San Juan de Gaztelugatxe – Bermeo

Imagen
Al fondo, la ermita de San Juan de Gaztelugatxe (iStock)

Último día de la ruta en coche por la Costa Vasca con Biarritz y San Juan de Luz, en el que dejarás (si te apetece) un poco de lado las ciudades para centrar el camino en la maravillosa, espectacular e inmensa naturaleza que te rodea. Bueno, con una excepción, dedica un ratito a un lugar que es historia del País Vasco: Getaria.

La Casa de Juntas del Señorío de Vizcaya (con su árbol), la iglesia de Santa Maria o los museos de Euskal Herria y de la Paz te esperan. Ahora sí, abre bien los ojos, 12 kilómetros de arenales forman la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Activa tus sentidos y disfruta. En total, 23.000 hectáreas que engloban a 22 municipios. Pequeñas localidades que adornan (con el máximo respeto) la majestuosidad del entorno.

El Bosque Pintado de Oma (obra de Agustín Ibarrola) y la cueva de Santimamiñe son solo dos puntos que ejemplifican la belleza del lugar. Vete a Mundaka, mira su famosísima ola de izquierdas y levanta la vista, observa de nuevo (con distinta perspectiva) la Reserva de Urdaibai. Todavía queda un poquito para terminar. Será un final a lo grande. Porque inmensa en belleza es la vista que hay desde la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, a 14 kilómetros de Mundaka.

El día termina en Bermeo, todavía en la reserva, uno de los pueblos pesqueros más importantes del País Vasco. ¡Regálate un buen pescado para celebrar esta aventura!

Consejos en ruta

  • Lluvia: en el País Vasco nunca puedes estar seguro de no mojarte (por fuera y por dentro). Así que un chubasquero en la mochila siempre viene bien.
  • Botas: si tienes espíritu aventurero, y, cuando dejes el coche aparcado, piensas ponerte a andar, lleva unas botas en el maletero. El verde de las montañas te espera.
  • Pintxos: verás pintxos con unas mezclas que jamás hubieras imaginado. Abre tu mente y tu paladar y dale una oportunidad. Raro será que te decepcione.

3 respuestas a “Ruta en coche por la Costa Vasca con Biarritz y San Juan de Luz en 5 días”

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies