Rutas de escape

Ruta en coche por la Isla de San Miguel en 7 días ¡Vive la naturaleza!

Imagen
Ruta por la Isla San Miguel en 7 días (iStock)

Bárbara Chacón

Última actualización

Conocida por sus lagunas volcánicas y sus playas espectaculares, la isla de San Miguel en las Azores es un destino que encandila a los amantes de los paisajes extremos y de los relatos de Julio Verne. La naturaleza parece haberse deparado con más cariño en este lugar del mundo perdido entre el azul del océano Atlántico, repartiendo a mansalva cascadas, piscinas naturales y acantilados que quitan la respiración por su majestuosidad.

Escenario privilegiado de las aventuras de corsarios y piratas en los siglos pasados, hoy San Miguel acoge a los visitantes con la generosidad típica de una región poco explorada por el turismo de masa. Senderismo, deportes acuáticos y avistamiento de ballenas, delfines y tortugas son algunas de las actividades que representan un diferencial para quien está en busca de unas vacaciones diferentes. Su fondo marino rico de especies autóctonas conquistará a los aficionados al submanirismo.

Esta isla es quizás el único lugar del mundo en el que podrás degustar el cozido, un plato típico de estas latitudes que se cocina en ollas de metal enterradas en el subsuelo gracias únicamente al calor de la madre tierra. La Isla San Miguel reconforta el alma de aquellos que son capaces de captar la dimensión poética de unos paisajes todavía a salvo de la contaminación consumista, que devora a bocados nuestro planeta.

477Km totales

Día 1 España - San Miguel (Ponta Delgada)

Imagen
El primer día irás de España a San Miguel (iStock)

La mejor opción al llegar de España es empezar a desbravar este territorio desconocido en un coche de alquiler, que te permitirá conocer a fondo cada rincón de la isla más grande y emblemática del archipiélago de las Azores.

Para empezar a sentir el gustillo de esta exótica región portuguesa sugerimos que te dirijas hacia Ponta Delgada, la ciudad más importante de la isla. Fundada en el siglo XV, todavía conserva en su arquitectura delicada una clara influencia brasileña.

Su paseo marítimo, lleno de terrazas, te ayudará a olvidar la rígida organización espacio-temporal de las agitadas capitales europeas, invitándote a un paseo tranquilo, pausado, en el que la prisa sobra y distrae de lo esencial. Puedes aparcar el coche sin miedo a que te multen. Tu primer contacto con la exuberante naturaleza de esta isla será en los dos jardines principales, el de la Universidad y el Jardín Botánico de José do Canto.

Para vivir una aventura digna del profesor Lidenbrock y su Viaje al centro de la Tierra aconsejamos que busques el Dori, un barco de 130 metros de eslora hundido frente a las costas de Ponta Delgada. Es un santuario natural que acelerará el corazón de los buceadores más exigentes.

El primer día en tierra forastera requiere también una iniciación gastronómica. Sobra decir que en esta isla el rey es el pescado: el atún y por supuesto el bacalao, plato estrella en todo Portugal. La ternera, sin embargo, no se queda atrás. El secreto de su sabrosura está en las amplias praderas que alimentan de forma natural a los becerros. Piña y queso también figuran entre las especialidades que no puedes dejar de saborear antes de marcharte de este paraíso natural.

Al atardecer, podrás perderte por las calles de la zona peatonal, sin dejar de conocer la plaza de la iglesia de San Sebastián.

Día 2 San Miguel (Ponta Delgada - Feteiras - Candelária - Mosteiros - Sete Cidades - Mirador Cerrado das Freiras - Lagoa de Santiago - Lagoa de Canario - Ponta Delgada)

Imagen
El segundo día está dedicado a explorar San Miguel (iStock)

El segundo día está dedicado a explorar la parte oeste de la isla. Esta región ha sido agraciada con algunas de las mejores playas del archipiélago, por lo que es recomendable llevarse el bañador y el protector solar.

Quien visita la isla de San Miguel se enamora con las Feteiras, una piscina natural de agua caliente que por momentos se mezcla con el agua fría del océano. Después de un chapuzón relajante, puedes hacer una breve parada en Candelária, uno de los pueblos más sugestivos de la isla, en el que las fachadas parecen haber sido pintadas por un artista naif adicto a los tonos cálidos.

De vuelta a la carretera es el momento de descubrir Mosteiros, un paraje de ensueño también conocido por sus piscinas naturales. En esta localidad hay una hermosa playa volcánica, donde la arena negra crea un precioso contraste con el azul intenso del mar.

Pero lo mejor del día está todavía por llegar. Sete Cidades es un pueblo con encanto, en el que destaca la Iglesia de San Nicolás. Sin embargo, el plato fuerte en esta localidad está sumergido en medio de la naturaleza. En el cráter del volcán durmiente hay 4 lagos que amenizan el paisaje con sus tonalidades turquesas. Dos de ellos están separados por un puente, que hace de línea divisoria entre un verde marino y un azul celeste: toda una sinfonía cromática que apaciguará tus sentidos en una especie de cromoterapia natural. Desde el Mirador Cerrado das Freiras tendrás las mejores vistas de este escenario inigualable por su belleza.

Para cerrar el día con broche de oro dirígete hacia la Lagoa de Santiago, también alojada dentro de un cráter. Finalmente, podrás dar un agradable paseo cerca de la Lagoa de Canario, rodeadas de bosques frondosos de un verde intenso.
Es hora de volver a Ponta Delgada para disfrutar de una cena a base de pescado.

Día 3 San Miguel (Ponta Delgada - Capelas - Sao Vicente Ferreira - Ribeira Grande - Salto do Farinha - Faro Ponta do Arnel - Caldeira Velha - Ponta Delgada)

Imagen
El tercer día puedes descubrir las piscinas naturales (iStock)

Las piscinas naturales de Capelas despertarán tu curiosidad y tus ganas de vivir en el tercer día de tu estancia en esta isla. La tranquilidad de sus aguas contrasta con las olas del Atlántico, que rompen con ímpetu en las rocas a pocos metros.

Después de esta inmersión en la naturaleza, la excursión sigue hasta Sao Vicente Ferreira, cuyo patrimonio principal está formado por sus acantilados.
Son el leitmotiv hasta la siguiente localidad, Ribeira Grande, que pasa por Fenais da Luz, Calhetas y Rabo de Peixe, con sus respectivos miradores.

Después de una visita al Puente de los Ocho Arcos y al centro de Ribeira Grande, es el momento de dejarse sobrecoger por el Salto do Farinha, una cascada monumental de 40 metros de altura. Con la imagen del agua resplandeciente guardada en nuestra retina, llegamos al punto más oriental de la isla. Aquí se encuentra el Faro Ponta do Arnel, el primero de las Azores. Las vistas hacia el infinito te acompañarán hasta tu regreso.

A la vuelta te espera Caldeira Velha, un hermoso parque natural que entraña una cascada de agua termal y caliente, que recae sobre un lago azul. Es un jacuzzi natural que te regalará unos minutos de placer intenso. La Lagoa do Fogo es la última etapa. Allí podrás observar el cráter del Volcán del Fuego, también convertido en laguna.
Eso sí, después de caminar cerca de una hora. El esfuerzo será compensado con uno de los paisajes más impactantes de tu vida.

Día 4 San Miguel (Ponta Delgada - Lagoa do Fogo o excursión avistamiento cetáceos. Opcional)

Imagen
No puedes dejar San Miguel sin haber realizado una excursión para avistar ballenas, tiburones, delfines y tortugas (iStock)

No puedes dejar San Miguel sin haber realizado una excursión para avistar ballenas, tiburones, delfines y tortugas. Aunque no está incluida en el precio, la emoción de surcar un pedacito del Atlántico y ver a los cetáceos de cerca compensará el esfuerzo y el coste. Piragüismo, escalada, descenso de barrancos y paseos a caballo son otras opciones para conocer esta isla desde otra perspectiva. Otra posibilidad es usar ese día para conocer con más calma la Lagoa do Fogo y sus alrededores.

Día 5 San Miguel (Ponta Delgada - Furnas - Lagoa das Furnas - Mirador do Salto do Cavalo - Salto do Prego Povoação - Ponta Delgada)

Imagen
Furnas es una parada imprescindible en esta ruta (iStock)

Furnas es una parada imprescindible en esta ruta de inmersión total en la naturaleza. Aquí te esperan unas termas de agua caliente y una conocidísima laguna. El calor que desprende la tierra puede llegar a ser excesivo, por lo que el consejo es escoger con cuidado la poza en la que bañarse.

Es también el lugar más idóneo degustar uno de los platos más famosos de la gastronomía del lugar: el cozido, hecho a base de carne de cerdo, col, pollo, salchicha, tocino, nabos, zanahorias y patatas. Se prepara en ollas de hierro que aprovechan el calor natural de la tierra.

Tras el almuerzo, podrás apreciar la inmensidad de la laguna desde el mirador Salto do Cavalo antes de seguir rumbo al Salto do Prego, considerada la mejor catarata de San Miguel. Aquí también puedes bañarte.
La siguiente parada es en Povoaçao, con su agradable paseo marítimo y su hermoso puerto.

Día 6 San Miguel (Ponta Delgada - Isla de Vila Franca. Opcional)

Imagen
Concluye tu ruta en el hermoso litoral de San Miguel (iStock)

No puedes concluir tu estancia en las Azores sin disfrutar del hermoso litoral de San Miguel. Son varias las playas espectaculares a tu disposición: Santa Bárbara, Vinha da Areia, d’Amora, Dos Moinhos y la fabulosa isla de Vila Franca, una de las mayores atracciones de la isla. Allí podrás contemplar un antiguo cráter marino inundado, que ostenta un trazo circular casi perfecto. El barco sólo opera entre los meses de junio a septiembre. Si te gusta el snorkel o la fotografía subacuática, aprovecharás el día más que nadie.

Día 7 San Miguel - España

Imagen
Hora de volver a España (iStock)

Ya es hora de volver a casa tras una semana llena de sorpresas y aventuras. No atrases tu llegada al aeropuerto para poder devolver el coche de alquiler con calma. Es posible que sientas un poco de tristeza al dejar esta isla encantada. La buena noticias es que hay otras 8 islas por descubrir y que las Azores te esperan de brazos abiertos.

Consejos en ruta

  • Conducir por Portugal: las grandes autopistas son de peaje y, por lo tanto, tendrás que pagar para circular por ellas. Hay formas de prepago o de pago manual. Es mejor tener clara tu opción a la hora de colocarte en la fila.
  • Si lo que buscas en este viaje es dejar el estrés de una lado y cambiar de velocidad para mezclarte con la población local, puedes optar por las carreteras secundarias. Quizás pases más tiempo al volante, pero obtendrás una visión mucho más personal de la isla.
  • Las habitaciones triples generalmente solo tiene dos camas de verdad. La tercera suele ser plegable, por lo que no resulta una solución muy aconsejable.

6 respuestas a “Ruta en coche por la Isla de San Miguel en 7 días ¡Vive la naturaleza!”

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies