Rutas de escape

Ruta Star Wars

Imagen
En la isla de Michael Skellings, Luke encontró un remanso de paz (iStock)

Óscar Fernández

Última actualización

¿Te apetece pisar las praderas en las que antes se blandieron las espadas láser? ¿Osas recorrer los acantilados que sobrevoló el Halcón Milenario? Lo puedes hacer. Está mucho más cerca de lo que parece. La saga de Star Wars no ha marcado una época, sino varias. Fans de todas las edades siguieron, siguen y seguirán con fervor cada uno de los episodios. Te retamos a conocer esos lugares mágicos, que, sin embargo, son muy reales. Están aquí, en la Ruta Star Wars.

Por ejemplo, la isla de Michael Skellings, que es el planeta oceánico donde el Rey se encuentra con Luke, un enclave que aparece en El despertar de la fuerza. También el lugar en el que se recrearon las cabañas con forma semiesférica del planeta Ahch-To o la espectacular desembocadura del río Shannon, escenario de parte de Los últimos Jedi. Incluso podrás hacer la ruta que sobrevoló el Halcón Milenario en Malin Head, en la península de Inshown, el punto más al norte de Irlanda.

Ya te invitamos a hacer la Ruta de Juego de Tronos por la Isla Esmeralda, y, como en ese caso, no es sencillo resumir con palabras, y en pocas líneas, la belleza y el sinfín de atractivos que para el viajero tiene realizar un viaje en coche por Irlanda. Los paisajes propios de cuento, los acantilados, las praderas, las bahías, las recónditas playas, los pintorescos pueblos… El encanto natural seduce solo con verlo, con olerlo y pisarlo. El ángel de sus gentes hechiza con solo escucharlos, tratarlos…

La Ruta Star Wars va mucho más allá de los Jedis, del Halcón Milenario y de Luke Skywalker. Son 1.399 kilómetros (contando cada pequeña escapada) de magia y de espacios naturales que no te puedes creer. Ocho días y siete destinos: Cork, Killarney, Portmagee, Limerick, Donegal, Enniskillen, Trim y Dublín.

Prepara el macuto, sube a tu nave, cierra los ojos y sueña despierto. ¡Que la fuerza te acompañe!

1399Km totales

Descarga gratis tu guía de Ruta en coche por el norte de Irlanda en 6 días

Antes de enviar este formulario, debes leer la siguiente información básica sobre protección de datos. Al pulsar el botón de envío manifiestas haber leído esta información.

Día 1 Ciudad de origen – Cork

Imagen
El río Lee atraviesa Cork (iStock)

La primera etapa comienza en Cork, la tercera ciudad más grande de Irlanda. Aquí, casi, todo es de verdad. Aquí, casi, nada te recordará a Star Wars. Un poco de realidad nunca viene mal para iniciar la aventura. Atravesada por el río Lee, Cork atrapa. Lo hace por su vida relajada, bohemia, alejada de preocupaciones. Es un lugar que acoge al visitante con sus galerías de arte, sus museos, sus pubs…
Aprovecha para hacer turismo recorriendo los barrios de Huguenot Quarter y Shannon, donde verás las catedrales de St. Anne y St. Mary. Ya en el centro están las tres torres de San Finbar y las principales y animosas arterías: Patrick’s Street y Grand Parade. El arte está en la Galería Crawford y el Triskel Arts Center; la arquitectura y el ambiente en English Market; los platos más típicos y suculentos en Crubeens o al Isaacs y la música y la cerveza (entre otros muchos lugares) en Matt Molloy’s.

Día 2 Cork – Brow Head – Killarney

Imagen
En la península de Mizen Head se pueden avistar focas, delfines y ballenas jorobadas (iStock)

237 kilómetros para el segundo día. Empezamos fuertes. Aquí inicias un espectacular recorrido por la conocida como Wild Atlantic Way, una de las costas más visitadas del mundo. Cada lugar en el que pares, cada imagen que te atraiga, cada bahía, acantilado o playa que te sublime te hará entender porque algunos de los mejores expertos en localizaciones del sector cinematográfico siempre acaban convenciéndose en Irlanda.
Primero irás al punto más al sur de la isla, Brow Head. A poquito que investigues y recuerdes comenzarás a ver caminos que otros recorrieron, pozos que te angustiaron a través de la pantalla y cuevas a las que no desearás haber entrado. Frente a ti está la península de Mizen Head, un lugar pintiparado para avistar focas, delfines y ballenas jorobadas.
Alucina todo lo que quieras en Brow Head, pero sabiendo que aún te quedan 116 kilómetros hacia el norte para llegar al que será tu centro de operaciones durante los dos próximos días, Killarney.

Día 3 Killarney – Portmagee – Killarney

Imagen
Skelling Michael fue nombrada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1996 (iStock)

En el tercer día de esta Ruta Star Wars volverás a la costa, concretamente al pueblo pesquero de Portmagee. Este lugar no te sonará de nada, pero tuvo mucho que ver con Star Wars. Fue el campamento base durante buena parte del rodaje, allí, dicen las malas (o las buenas) lenguas, se corrieron buenas fiestas al son de la música folk, incluso Luke aprendió a tirar pintas de Guinness.
Lo que te proponemos es que desde aquí contrates (mejor si lo haces con tiempo de antelación) una excursión a la isla de Michael Skellings, nombrada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1996. Fue allí, entre sus austeras construcciones de piedra, donde el último Jedi encontró un remanso de paz.
Antaño hogar de monjes ascetas, entre el siglo VII y hasta casi el XIII, ahora se presenta ante ti con esos 600 escalones que, uno a uno, te llevarán a dos sitios: el punto más alto de la isla (218 metros sobre el nivel del mar), y, sobre todo, la escena final de El despertar de la fuerza.
Todavía sobrecogido por la emoción, volverás a Portmagee, el trayecto dura unos 45 minutos. Si te quedan fuerzas, puedes hacer otra excursión a la isla de Valentia, donde, dicen, se asentaron los primeros pobladores de la zona hace más de 350 millones de años. Las vistas que obtendrás de la costa de Kerry son alucinantes.

Día 4 Killarney – Sybil Head – Killarney

Imagen
En la península de Dingle se recrearon las cabañas del planeta Ahch-To (iStock)

Llegamos al Ecuador de esta cinematográfica ruta en coche por Irlanda y tomamos como destino Sybil Head. Si pestañeas te lo pierdes, porque en este terreno se recrearon las cabañas con forma semiesférica del planeta Ahch-To. Algunos de los lugares más reconocibles están en el cabo Ceann Sibéal, en la península de Dingle.
Y, como en el resto del viaje, la atracción viene del mundo del celuloide, pero también (y en mayor medida si cabe) por el museo natural que tienes ante tus ojos: la playa Beal Ban, los acantilados Three Sisters, el fuerte Dunberg (de la Edad de Hierro) o el monasterio Riasc (del siglo VII). Toda la zona es de una espectacular riqueza arqueológica e histórica. No pierdas detalle antes de volver a Killarney.

Día 5 Killarney – Loop Head – Limerick

Imagen
En la península de Loop Head se grabó parte de Los últimos Jedi (iStock)

Allá, ante el Océano Atlántico, te espera el último Jedi. La quinta etapa de este Ruta Star Wars será en la que Killarney dejará de ser el centro de operaciones. Primero irás hasta Loop Head, en el extremo oeste de la isla. Si atrayente es el destino, no lo es menos el camino. Conduce tranquilo, sin prisa, observando y fotografiando todo lo que te plazca. Parando allá donde sientas que debas hacerlo. Hay muchos lugares que te empujarán a ello.
Loope Head es una península rodeada por paredes de granito. En ella se esconden cuevas que creerás encantadas, playas que no quieren que las encuentres y, como colofón, la desembocadura del río Shannon. Allí, ante el gran Atlántico, se rodó parte de Los últimos Jedi. La península de Loop Head amerita una ruta propia: hay gente que se pasa varios días recorriéndola, aprovechando cada palmo. Hace más de 300 años que hay un faro, el actual es de 1854 y está abierto al público. Está abierto ahora, ya que, durante el rodaje, estuvo cerrado. Algo pasaría ahí dentro.
Es, además, un excelente lugar para el avistamiento de ballenas y aves marinas. Tan excelente que encandiló al mismísimo Jaques Cousteau.
Otra excursión alternativa que te planteamos es la que te llevará a los acantilados de Moher. Por allí no pasó el Halcón Milenario, pero también es lugar sagrado para cinéfilos, porque se grabaron escenas de La princesa prometida o Harry Potter. Están a casi 80 kilómetros de Loop Head y tienen alrededor de 8 kilómetros de longitud. Que sus 216 metros de altura máxima no te hagan pensar que no impresionan. No te confíes. Vas a flipar.

Día 6 Limerick – Donegal – Malin Head – Donegal

Imagen
En Malin Head podrás hacer una ruta por los lugares que sobrevoló el Halcón Milenario (iStock)

Largo día el que espera por delante, con más de 500 kilómetros al volante. Pero tranquilo, merece la pena. Directamente vete de Limerick al norte para, pasando por Donegal, dirigirte a Malin Head, el punto más al norte de Irlanda. No hace falta que te expliquemos la explosión natural que supone estar en un lugar como este, lo vas a ver con tus propios ojos. Vas a observar cómo el océano advierte de su presencia golpeando con fuerza inusitada la cueva de Hell’s Hole.
Aquí termina (o empieza para algunos) la ruta del Atlántico. Y también en este punto llegará uno de los momentos cúspide de esta Ruta Star Wars, porque podrás hacer un tour que te llevará por los lugares que sobrevoló el Halcón Milenario. En la zona todavía recuerdan la mítica nave posada sobre los acantilados.
No puedes irte de allí sin pasar por Farrens’s bar. Su pared externa es un gran mural de Yoda. Cuentan que allí iba Mark Hammil –quizás ya sin espada– a tomar un refrigerio. Este es un lugar de peregrinaje para los amantes de Star Wars, disfrútalo y saboréalo al máximo.

Día 7 Donegal – Cuevas de Marble Arch – Florence Court – Enniskillen/Castillo de Enniskillen – Trim/Castillo de Trim – Dublín

Imagen
Disfruta al máximo del último día en la Ruta Star Wars (iStock)

Penúltimo día de la Ruta Star Wars. Hay que disfrutar hasta el final. De camino a Dublín, el viaje aún te tiene reservadas algunas sorpresas: por ejemplo, las cuevas de Marble Arch, declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco. Una sucesión de grutas que son un mundo subterráneo. Despídete de la luz por unas horas. La siguiente parada es Florence Court, una mansión del siglo XVIII ante la atenta mirada de las Montañas Cuilcagh. Enniskillen debería ser tu parada para coger fuerzas antes de ver el castillo homónimo. Erigido en el siglo XVI a orillas del río Erne, su torre central y su muralla fueron la defensa del paso por el río Ulster. Tiene dos museos en el interior.
Y ya llegamos a Dublín. Última noche en Irlanda. Disfruta de su ambientazo nocturno, de sus pubs, la música en directo y no rechaces los brazos abiertos de la gente.

Día 8 Dublín – Ciudad de origen

Imagen
No pierdas el tiempo, aprovecha para pensar en el siguiente (iStock)

Luke, Han, R2-D2, C-3PO, esto llega a su fin. Parad las máquinas, envainad la espada (láser). Recopila fotos y prepárate para contarlo. Nada de pena, solo alegría y a inventar el próximo. ¿Has pensado ya a donde puede ser? ¿Quizás una ruta en coche por Túnez?, ¿o te vas a América?, ¿a lo mejor prefieres quedarte en Europa?
El mundo está lleno de lugares maravillosos. Famosos, algunos; desconocidos, otros. Majestuosos o sencillos, bonitos o crueles, apabullantes o recónditos. Búscalos, visítalos. ¡Viaja!

Consejos en ruta

  • Se conduce por la izquierda. Te vas a dar cuenta, pero no está de más avisar.
  • Que no falte en tu maleta un chubasquero y un buen calzado de montaña.
  • Tampoco deberías viajar sin un adaptador de corriente. En Irlanda los enchufes son de tipo G, es decir, de los de tres clavijas planas.

¿Quieres aportar? Amplía información sobre esta ruta

También te puede interesar…contenido relacionado

Utilizando cookies propias y de terceros, podemos ofrecerte la experiencia de navegación que deseas, mejorar nuestro servicio y mostrarte la publicidad que mejor se adecua a tus preferencias. Si estás de acuerdo, sigue navegando Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies